¿Qué es la función Zero Export?

Zero Export, modalidad aplicable a los sistemas interconectados se centra en impedir a toda costa que existan flujos de potencia desde la central fotovoltaica a la red.
Contenido: ¿Qué es la función Zero Export?

Los sistemas fotovoltaicos interconectados y específicamente los inversores interactivos o de interconexión, reciben este nombre ya que tienen la capacidad de funcionar en paralelo con una red eléctrica pública de distribución de energía.

Esta característica les permite realizar intercambios de potencia y energía desde la central fotovoltaica a la red.

Exportación de energía

Para que exista un flujo de potencia desde la central fotovoltaica a la red se tienen que cumplir determinadas condiciones; siendo la principal el tener una buena disponibilidad de recurso solar y por consiguiente una buena producción de energía.

Sin embargo, si la demanda de energía en el inmueble es igual o mayor a la potencia producida por la central, toda la energía proveniente del sistema solar fotovoltaico será consumida en el mismo punto y no habrá excedentes que exportar a la red. Dicho esto, el escenario específico en el que el flujo de potencia irá desde la central a la red es cuando la potencia de salida de la central supere a la demandada por el inmueble.

¿Qué pasa con la energía que exportamos?

La modalidad de Generación Distribuida contempla que esos flujos de potencia excedentes proveniente de las centrales sea consumida en los centros de carga más próximos a donde se produjeron. En otras palabras, la mayoría de las ocasiones esa energía que se exporta es consumida por los vecinos y esta no llega a salir de las redes de distribución. 

En una red eléctrica estable y con la suficiente infraestructura esta potencia no causará ningún tipo de perturbación, incluso tendrá un impacto positivo en las redes de distribución. Sin embargo, en el contexto real esto muchas veces no se cumple, puesto que las redes no están planeadas o preparadas para una integración de centrales eléctricas y es en este contexto que sobresale el término Zero Export.

Imagen 2. Líneas y transformador de distribución

Zero Export

Esta modalidad aplicable a los sistemas interconectados se centra en impedir a toda costa que existan flujos de potencia desde la central fotovoltaica a la red, aunque se cumpla el criterio previamente explicado.

Esto se logra con la instalación de accesorios como sensores de corriente o transformadores de corriente que sirven de informantes al inversor sobre las condiciones de la demanda de potencia en el inmueble para que posteriormente el sistema de control del inversor ajuste su potencia de salida haciéndola coincidir con la demanda.

Imagen 3. Transformadores de corriente Sol-Ark
Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Imprimir
Comentarios:

Artículos relacionados