¿Qué se espera del sector fotovoltaico para 2024?

Al iniciar un nuevo año, es posible visualizar cuáles serán algunos de los cambios, tendencias y sucesos más importantes de un sector determinado.
Contenido: ¿Qué se espera del sector fotovoltaico para 2024?

Cuando se inicia un nuevo año, es posible visualizar cuáles serán algunos de los cambios y sucesos más importantes de un sector determinado. Por ejemplo, en función de estadísticas o tendencias, se puede prever lo que ocurrirá con ciertos sectores energéticos, como los sistemas de almacenamiento de energía, la generación distribuida y su respectiva generación, entre otras situaciones.

Este blog hace un pequeño recopilatorio acerca de los hechos que se estima que se den en el año 2024, así como las necesidades principales del sector, de las cuales hay algunas que solamente se han postergado con el paso del tiempo, pero que son vitales para el correcto desarrollo del sector.

1.- Crecimiento estimado de la Generación Distribuida

El mercado mexicano, según comentarios de Serfimex Capital, puede llegar a tener un crecimiento de entre 15 y 20%, teniendo en cuenta la tendencia de crecimiento del sector, así como la reducción de costos en la adquisición de equipos fotovoltaicos.

Adicional a lo anterior, hay que recordar que los objetivos de generación con energías limpias aún están lejos de lograrse, por lo que el esfuerzo de integración de energías limpias seguirá latente en el año que acaba de comenzar.

2.- Urgencia de esclarecimiento regulatorio

Definitivamente una de las ayudas más importantes hacia el sector fotovoltaico, en todas sus etapas de la cadena de valor, tendría que ver con mejorar y actualizar la regulación actual.

Aún a estas alturas del desarrollo del sector, hay algunos términos legales que no están bien establecidos, y otros que por propia modificación de las necesidades y soluciones que existen en el mercado, se tendrían que actualizar. Ejemplo de ello es la siempre polémica discusión de la diferencia entre capacidad neta y capacidad bruta de las centrales fotovoltaicas, o el papel de los instaladores certificados en el la integración de un proyecto fotovoltaico.

De igual manera, mucho impacta la ausencia de una legislación definida para la implementación de sistemas de almacenamiento de energía, que son soluciones a problemáticas actuales, pero que no están reguladas.

3.- La NOM-001-SEDE

Mucho se ha platicado acerca de la actualización de la NOM-001-SEDE-2012, principal apoyo para hacer instalaciones eléctricas seguras, de cualquier índole. El sector fotovoltaico, en conjunto con el sector de almacenamiento de energía, se vería impulsado en gran medida con la actualización de estos requerimientos de seguridad. Y es que en muchos equipos, no es suficiente con las indicaciones que se incluyen en el manual de instalación de equipos, sino que necesita de una lista de requerimientos adicionales, a manera de mejorar los proyectos.

En el caso de los equipos Sol-Ark, afortunadamente cumplen con prácticamente todas las protecciones asociadas al sector fotovoltaico y algunas adicionales, como el Rapid Shutdown o las protecciones contra falla por arco. De igual manera Sol-Ark actualiza constantemente sus manuales de instalación para no dejar dudas acerca de su puesta en marcha, y aún si las hubiese, se cuenta con un soporte técnico 24/7 todos los días del año.

4.- El crecimiento en almacenamiento de energía

Conforme se va migrando de una red eléctrica tradicional a una red eléctrica inteligente, es normal contar con un crecimiento importante en las necesidades del usuario final que se pueden solucionar con sistemas de almacenamiento de energía. Ya sea para respaldo de emergencia, o para gestionar la energía de mejor manera en función de los horarios, el almacenamiento de energía es algo que si o sí tendrá una expansión este año 2024.

Según cifras oficiales del PRODESEN 2023 – 2037, los sistemas de almacenamiento permitirán una mayor integración de las centrales eléctricas a los sistemas eléctricos de potencia, por lo que se considera una adición de 5,672 MW de capacidad entre 2027 y 2037.

Si bien hay muchos puntos por mejorar, hay que recordar que los sistemas fotovoltaicos en conjunto con el almacenamiento de energía son un mercado relativamente joven en México, por lo que es normal ir aprendiendo y mejorando en el camino, tanto distribuidores, vendedores, instaladores y hasta los usuarios finales. La idea siempre es ir creciendo en todas las partes de la cadena de valor, para lograr objetivos en conjunto y lograr una transición energética adecuada.

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Imprimir
Comentarios:

Artículos relacionados